Miguel Ángel (1475-1564)

Representa, como Leonardo da Vinci, el genio por excelencia del Renacimiento. Como arquitecto, pintor y escultor, se desmarca de su tiempo por su espíritu rebelde y su ardor artístico. Expresa una potencia plástica extraordinaria y desarrolla una energía tumultuosa que invocará más tarde el Barroco. En arquitectura, su especial atracción por la escultura le hizo dar prioridad en sus edificios al volumen, adelantando los rasgos manieristas como el uso del orden gigante. La escultura fue su arte predilecta. En ella expresó toda su fuerza interior y su espíritu apasionado. En pintura, su preferencia por la escultura le hizo dar gran importancia al dibujo, utilizando los colores como auxiliar con el fin de dar volumen a los cuerpos. Estos tomaron la apariencia de esculturas, especialmente los desnudos, como se observa en todas sus obras, y de manera singular en los frescos de la Capilla Sixtina. En arquitectura destaca por el proyecto para la basílica de San Pedro y su cúpula y en escultura por su piedad del Vaticano, el David y el Moisés realizado para la tumba de Julio II.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Autores, Tema 7º. Arte del Renacimiento y del Manierismo.. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s