Museo del Louvre 9. Escultura. Los arqueros de Darío.

Planta baja. Sala 12b. Arte persa. 500 a.C. 2 m. Ladrillo de terracota vidriado y en relieve.

En la colina noroeste de Susa. Darío I (522-486 a.C.) comenzó la construcción de un inmenso palacio. Este noble persa iba a unificar a Irán y a extender el imperio persa del Indo hasta el mar Egeo y Egipto. El “friso de los arqueros” es el decorado más célebre y fastuoso de la parte residencial del palacio. Estos soldados constituían el cuerpo de élite del rey, llamados los “Inmortales” por el historiador griego Herodoto. El sobrenombre de inmortales que tenía la tropa de élite Persa de las dinastía aqueménida era porque siempre mantenía su número de combatientes. Estaba formado por 10.000 unidades y si algún miembro caía en combate o era herido, rápidamente se le sustituía por otro, de este modo daba la sensación que nunca sufría bajas. Este friso completo debió ser un gran espectáculo decorativo, a la vez que la demostración del poder del rey sobre súbditos y visitantes extranjeros. Situados de perfil parecen custodiar simbólicamente el palacio de posibles enemigos. Hieráticos, en formación e impertérritos, transmiten una cierta sensación de respeto y miedo ante que lo tuvo que ser una impresionante formación militar.

Para saber más: http://www.ocesaronada.net/los-inmortales-persas-lo-eran-realmente/los inmortales

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Museos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s